jueves 23 de mayo de 2024 - Edición Nº-2778
InfoPasillo » EL PAÍS » 23 abr

Crearon una atrapante experiencia al pie de la cordillera


La novedosa iniciativa se realiza en la finca de la bodega Alpasión, que está ubicada al borde de la ruta provincial N° 94, barrio de “Los Chacayanes”, en pleno Valle de Uco, departamento de Tunuyán, que posee 85 hectáreas de terreno, 60 de los cuales son viñedos ecológicos regados con agua mineral. Sus propulsores ofrecen un complejo de alojamientos conocido como Lodge y una zona glamping que une la experiencia de acampar en la naturaleza con el lujo y la comodidad de un hotel de lujo. Además, proponen un exclusivo restaurante con platos elaborados con técnicas centradas en el fuego, que combinan con vinos propios y de la región. Los “wine connoisseurs” poseen una sala de degustación única e inigualable.

Si se quiere vivir una experiencia premium, que acaricie los cinco sentidos con la pureza extrema de la naturaleza, hay que acercarse a la bodega Alpasión.

Se trata de una propuesta integral de alta gama gestada por un grupo de amigos amantes del vino que decidieron aglutinarse, cumplir un sueño y sorprender al mundo: elaborar vinos honestos e icónicos, al pie de la inconmensurable Cordillera de los Andes.

Como no podía ser de otra manera, “la propuesta fue bautizada Alpasión, una combinación de alma y pasión, dos palabras que resumen la impronta de sus propulsores”, afirma Ramiro Marquesini, director ejecutivo de Alpasión.

La finca, que está situada al borde de la ruta provincial N° 94 (en el camino de “Manzano Histórico”, barrio de “Los Chacayes”, departamento Tunuyán, provincia de Mendoza, posee 85 hectáreas de terreno, 60 de las cuales son viñedos ecológicos, que son regados con agua mineral.

Se trata del Valle de Uco, una zona mendocina poblada por los viñedos de mayor altitud (entre 1.200 y 1.500 metros sobre el nivel del mar) y en donde se hayan algunos de los íconos mundiales de la industria vitivinícola, como Michel Rolland y la familia Rothschild.

 

En Alpasión, cuyo enólogo es Karim Mussi (uno de los más destacados, innovadores y apasionados de la región), “se practica la agricultura ecológica sostenible con el triple objeto de garantizar la buena salud de sus suelos, los ecosistemas y las personas que lo habitan”, destaca Marquesini, que se formó en Italia como enólogo.

Es importante destacar que, parte del viñedo está plantado en forma de huella digital gigante, cuya superficie es de una hectárea y puede verse desde Google Earth e imágenes satelitales, buscando las coordenadas GPS 33°36'22.51″S, 69°16'54.79″W. No por nada, el logo que identifica a la marca es una huella digital o dactilar.

El viñedo está certificado como “orgánico” por el Instituto Nacional de Vitivinicultura (IVC) y la bodega tiene la capacidad para producir 300.000 botellas por año.

La etiqueta de la botella tiene un particular diseño, que reflejan la identidad de sus creadores: cuenta con las huellas digitales y las firmas de todos los propietarios.

Ramiro Marquesini, cuenta que “el objetivo del diseño es transmitir el alma del proyecto, realizado por un grupo conducido por la amistad, la pasión y la calidad de todas las facetas de la vida”.

AMANTES DEL VINO PREMIUM, QUE SELLARON LA IDEA EN FRANCIA

Alpasión, que surgió en 2009, fue desarrollado por COLWines, un grupo internacional de inversores, que se conocieron en una escuela de negocios en Fontainebleau, ciudad del área metropolitana de París.

De inmediato, “ellos se involucraron en el proyecto como un hobby, para luego desarrollarlo como negocio, basado en tres ejes esenciales: el valor por la amistad, la misión de brindar un legado a las nuevas generaciones y el buen cuidado del medioambiente, con la búsqueda de lograr elaborar el mejor vino del mundo”, puntualiza Marquesini.

Durante la ejecución del proyecto, los responsables contrataron al chileno Pedro Parra, quien tiene una maestría en agricultura de precisión en Montpellier y una especialización en tierras en el Instituto Nacional de Agronomía de París, para que investigara los suelos de la finca, que concluyeron con resultados más que satisfactorios.

Variedades de flora y fauna presentes en Alpasión fueron autenticadas y cultivadas por el botánico Rubén Oliva con el objeto de preservar las especies más importantes.

LODGE Y GLAMPING, RODEADOS POR LA NATURALEZA MONTAÑOSA

Dentro de la finca, crearon también Alpasión Lodge, un complejo de alojamientos situado a una hora y media del centro neurálgico de la ciudad de Mendoza. Fue diseñado por el premiado estudio de arquitectura Bórmida & Yanzón.

El lodge mide 1150 metros cuadrados y cuenta con siete lujosas habitaciones dobles de 56 metros cuadrados, con vista privilegiada a los viñedos y a la cordillera.

Todas sus habitaciones poseen terrazas privadas, TV por cable y conexión inalámbrica a internet. Cada una de ellas, tiene un estilo único basado en uno de elementos: metal, madera, tierra, aire, agua y fuego. Lo importante es que, tres de las habitaciones están preparadas para ser configuradas como gemelas, si algún visitante lo solicita.

A su vez, Alpasión dispone de una zona glamping, compuesta por siete tiendas de lujo. Se trata de una forma de hospedaje, que une la experiencia de acampar en la naturaleza con el lujo y la comodidad de un hotel de alta gama.

Cada tienda está equipada con baño privado, cama extra grande, caja fuerte, mini bar, cafetera italiana y terraza privada, con un pequeño jacuzzi, en donde el visitante podrá relajarse y disfrutar con lo que sucede a su alrededor. Las tinas de cada jacuzzi fueron hechas a mano en “Tierra del Fuego” de madera provenientes de bosques sostenibles, de unos 30 años de antigüedad.

EXCLUSIVO RESTAURANTE CON VISTA A LA COLOSAL CORDILLERA

En diciembre de 2015, los directivos de Alpasión inauguraron un exclusivo restaurante, muy cerca del lodge. Posee capacidad para 25 personas en un ambiente acogedor e íntimo. “Actualmente, está abierto para el almuerzo y la cena, con reserva. Supervisado de cerca por el chef, se sirve un menú de cuatro platos de cocina tradicional argentina, con un toque gourmet”, informa el director ejecutivo Marquesini.

Las técnicas de cocina utilizadas se centran en el fuego: asado u horno de barro “parrilla” y cacerolas de hierro fundido sobre madera. Las verduras y hierbas provienen del propio jardín y el resto de los ingredientes se obtienen en la zona. Todos los platos combinan perfectamente con vinos propios y una selección de otros vinos de la región.

Además, los “wine connoisseurs” poseen una sala de degustación para 45 personas. En los días cálidos y cielo celeste, pueden disfrutar de la sala de estar al aire libre y en las noches más frías son invitados a ingresar a una biblioteca con chimenea, en donde se puede acceder a la colección de libros. En el exterior hay una piscina con jacuzzi y un relajante patio con jardín privado rodeado de olivos.

En definitiva, los amantes del turismo de lujo, en su mayoría liderado por los sub 45, que priorizan la experiencia por encima del precio, tienen en Alpasión una propuesta cinco estrellas.

Ya lo dijo la directora técnica del Instituto para la Calidad Turística Española, María Cruz Cádiz, en la conferencia de la Organización Mundial de Turismo, ante 400 expertos: “la calidad no es un lujo y no tiene por qué estar necesariamente vinculada al precio, sino a las expectativas de servicio que tiene el cliente cuando pide un servicio turístico”.

Para contactarse o vivir la experiencia premium, deben ingresar al sitio https://alpasion.com/es y/o visitar el Instagram @alpasionwine

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS

GALERÍA DE IMAGENES