miércoles 21 de febrero de 2024 - Edición Nº-2686
InfoPasillo » EL PAÍS » 9 feb

POLICIALES

Declaró la policía que llevaba cocaína en el tubo de gas de su auto

La sargento Sofía Chaparro dijo a la justicia que acababa de retirar el vehículo de un taller mecánico y que se disponía a viajar a Buenos Aires junto a sus hijas. Sigue detenida, acusada del delito de "transporte de estupefaciente agravado por ser cometido por personal policial".


La sargento de la policía bonaerense, que quedó detenida el miércoles luego de que su auto explotara y cerca de 20 kilos de cocaína quedaran esparcidos en una estación de servicios de la ciudad salteña de Orán, declaró este viernes ante la Justicia que no sabía que había droga en el tubo de gas del vehículo y que acababa de retirarlo de un taller mecánico, informaron fuentes judiciales.

 

Durante la diligencia, la policía aseguró que acababa de retirar el auto de un taller mecánico y que se disponía a regresar a Buenos Aires con sus tres hijas de 9,13 y 14 años, que estaban con ella cuando ocurrió la explosión.

 

Los voceros dijeron que, tras la indagatoria, Chaparro permanecerá bajo prisión preventiva por los próximos 60 días mientras sigue adelante la investigación en el marco de la causa en la que se le imputa el delito de "transporte de estupefaciente agravado por ser cometido por personal policial".

 

El hecho ocurrió la noche del miércoles pasado en la estación de GNC "Géminis Gas", ubicada en la avenida Palacios de la ciudad salteña de Oran, donde Chaparro llegó a bordo de su auto con sus tres hijas.

 

Las ocupantes del rodado descendieron y la policía le pidió al playero que le realizara una carga mínima de gas, momento en que el auto explotó, tal como quedó registrado en un video de las cámaras de seguridad del lugar.

 

Tras el estallido, los presentes advirtieron que el auto y los alrededores quedaron cubiertos de un polvo blanco que, luego se determinó, era cocaína.

 

También por la explosión volaron varios paquetes envueltos con papel amarillo y que contenían más de esa droga.

 

Los pesquisas que trabajaron en el lugar tras el arribo de la policía estimaron que la cantidad de estupefaciente que había en el tubo de gas alcanzaba los 20 kilos.

 

Tanto la droga como cinco teléfonos celulares que pertenecen a Chaparro y a sus hijas fueron secuestrados por efectivos de Gendarmería Nacional (GNA) que quedaron a cargo de la investigación y peritajes en el marco del caso.

 

Si bien la sargento y las niñas resultaron ilesas tras la explosión, fueron llevadas al hospital de Orán para ser sometidas a una revisación.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS

GALERÍA DE IMAGENES